Que los tiempos cambian, a nadie sorprende, pero a veces, las viejas soluciones siguen siendo las mejores.

Así lo demuestra el creciente uso de kioskos digitales, que permiten revelar fotos en pocos minutos con la calidad de siempre, tanto en papel como en resolución de la imagen.

Y es que con mucha frecuencia, cada vez más, la obsolescencia programada de los teléfonos móviles, pensados para no durar más allá de unas pocas temporadas, se lleva consigo, al fallar el teléfono, esas fotos tan queridas.

Hasta hace poco lo habitual era guardar las fotos en las memorias SD de las cámaras de fotos. Más o menos fiables. Pero en los móviles actuales, sobre todo en algunos modelos esta labor es más complicada. Con frecuencia acaban guardadas en la memoria interna del teléfono. Y cuando el teléfono falla, se pierden la fotos. Lo siguiente: un usuario cabreado recopilando fotos entre los allegados.
Kiosko de revelado digital en tienda HIPERoffice
Esto que es una realidad ya hoy, se extenderá en los próximos años a otros dispositivos como discos duros y memorias pendrive: los usuarios se encontrarán con que el dispositivo falla y no se puede abrir, o simplemente la tecnología habrá avanzado dejando estos estándares de hoy obsoletos. Provocando, así, que miles, millones de fotos, atesoradas hoy con tanto esmero se pierdan mañana.
Hoy por hoy, la fórmula más segura para poder recuperar las fotos dentro de 30 o 40 años, sigue siendo el papel. De calidad, por su puesto, para que dentro de esos años los colores haya conservado todo su brillo y colorido.

En contra de lo que piensa mucha gente, son las generaciones más veteranas las que se han reenganchado a la costumbre de conservar las fotos en papel. Y lo han hecho aprendiendo a manejar con soltura los kioskos digitales que se pueden encontrar en muchas de las tiendas HIPERoffice.

 

Here is a collection of places you can buy bitcoin online right now.